Sanando las heridas de tu cesárea

 

Lugar:
Centro Re-Naciendo
Av. Rafael Casanovas, 32, 3º2º
Cubelles (Barcelona)

Fecha:
En este momento no hay fechas concretadas
.

Precio:
150€

Duración y horario:
16 horas (se realiza en fin de semana)
Sábado y Domingo de 10h a 14h y de 16h a 20h

 

 

¿Has tenido un parto por cesárea?
¿Esperabas otro tipo de parto y te has quedado desilusionada?
¿Te han hecho creer que no podías parir?… ¿que tu bebé
estaba mal colocado?, ¿que llevaba una vuelta de cordón?,
¿que era muy grande?, ¿que tu pelvis era muy estrecha?…
¿Puedes hablar de ello sin llorar?

¿Cuál es el recuerdo que guardas de esa experiencia?, ¿estás en paz con ella o te sientes frustrada?

Este taller nace de la petición de muchas mujeres que han reconocido sentirse mal al haber tenido a su hijo/a por cesárea. Que se pasan años llorándola y aunque sabemos que no en todos los casos es así, sí podemos constatar que, en gran proporción, hay un sentimiento de culpa, fracaso y decepción que cuesta mucho sobrellevar.
Ese estado anímico influye en la lactancia, la crianza y sobre todo en la relación con el/la bebé. Es importante tomar conciencia y poner remedio para solventar la situación.

El porcentaje actual de cesáreas está actualmente en más de un 25% en muchos lugares a pesar de que los organismos oficiales, entre ellos la OMS, hace años que están alertando del abuso que se hace de esta práctica y los resultados perjudiciales que tiene para el bebé y la madre:
El aumento de las tasas de cesáreas es perjudicial para las madres y los bebés.

Salvar la vida del bebé es la justificación que se usa para practicar muchas cesáreas, cuando en la mayoría de ocasiones el peligro no es real y por lo tanto, no justifica una cirugía mayor. Aun así, muchas mujeres asumen la situación como algo inevitable.

Es alarmante la cantidad de mujeres que reconocen haberse quedado con la sensación de no haber sido capaces de parir. Alarmante por lo equívoco de esa creencia y por las consecuencias
que puede tener creérselo para nuestras hijas. La forma en la que nacemos tiene consecuencias a lo largo de nuestra vida y las tendrá en las próximas generaciones. Cuando una mujer no nace por vía vaginal, su información genética, la misma que ha servido a sus antecesoras para parir  durante miles de años, se va perdiendo y no es difícil adivinar que pasará cuando dos o tres generaciones seguidas no nazcan por vía vaginal.

Que no te engañen todas las mujeres están diseñadas y preparadas para parir y todos los/as bebés saben nacer, TODOS/AS.

Este taller pretende también que entendamos la vivencia que ha tenido el/la bebé, tomar conciencia de cómo afectó a ambas partes, ponerle palabras, reconocer los sentimientos que nos genera y entregar recursos para entender y solventar el daño que haya podido causar.

Es un trabajo empoderador, restaurador y sanador, que te permitirá cambiar tu forma de integrar ese episodio y sentirte en paz contigo, con tu cuerpo y con tu bebé.

 

Plazas limitadas!!!

Rellena la hoja de inscripción y reserva tu plaza

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios