Ha sido un regalo precioso. Me he sentido cómodo con todos y cada uno de los asistentes. Todos han enriquecido la experiencia, con una gran generosidad, compartiendo, abiertos, escuchando y acompañando.

Me ha sorprendido la potencia de cada una de las sesiones al respirar. He experimentado sesiones doloras, agotadoras, magníficas, desveladoras, llenas de amor, de agradecimiento.

Siento que ahora me entiendo mejor, entiendo mejor para que estoy en este mundo, cómo no necesito el dolor de los demás, cómo  este está presente en la  vida, como nos enseña y como nos sobreponemos a él.  He aprendido que no necesito hacerme daño. Que la ira es una forma de dolor que nos hacemos a nosotros mismos. Cómo el Amor es la herramienta básica para superar al miedo.

He comprendido cómo mi rol de  padre es y será tan importante para mis hijos.  Lo que da sentido a mi labor.

Espero que lo que he aprendido, sanado y descubierto estos días  me acompañe para siempre. Porque esta vez, tengo la sensación que no necesito cambiar, lo que necesito es ser yo mismo más que nunca, respetarme y tratarme bien. Y eso me da seguridad y confianza para mañana.

Muchas gracias!

Anuncios

Albert Scampini “Taller Sanando la relación con tus padres”