Damaris “Taller Recibiendo la vida”

“La experiencia ha sido maravillosa… No imaginaba que la respiración podía tener tanto poder. Hay cosas que ya intuía de mi persona o que me imaginaba pero no era del todo consciente. Durante las respiraciones pude armar como una especie de puzle y encontré muchas respuestas y eso me ha dejado más tranquila y relajada pero a la vez con tristeza pues revivir esos momentos de mi vida: el nacimiento de mi hijo y el mío propio me ha dejado muy removida.

Durante el fin de semana realizamos un total de 4 respiraciones, 2 el sábado y 2 más el domingo éramos un grupo de unas 20 personas. Tenía mucha curiosidad por saber que iba a suceder…nos explicaron que una de las cosas que nos podía  pasar es un fenómeno llamado tetania, que es una rigidez sobretodo en las manos y que no lucháramos contra eso y  no nos asustáramos… pues efectivamente una de las primeras coas que note fue tetania, y muchas otras sensaciones que poco a poco fueron pasando, me conecté con mi nacimiento, primero estaba en una fase de mucho dolor por las articulaciones de las manos, después se apoderó en mi un sentimiento de tristeza y tenía muchas ganas de llorar, y lloré mucho como si fuera un bebé, necesitaba sustento y consuelo y tenía la sensación que nadie me lo daba cada vez estaba más y más enfadada y necesitaba calor y protección, poco a poco me fui calmando el dolor de las manos fue desapareciendo y por fin pude tocar mi cara abrazarme y consolar a la niña recién nacida, me sentí agotada y con ganas de dormir. La respiración de la tarde no fue tan intensa, creo que estaba muy agotada y por eso no pude respirar muy bien.

El domingo después del descanso por la noche sí creo que pude conectar con muchas cosas y fue una vivencia muy potente y reveladora, enseguida que la respiración empezó a fluir reviví el parto de mi hijo, me sorprendió muchísimo pero me dejé llevar sin poner mente en eso…me sentí poderosa y parecía que el nacimiento de mi hijo iba a ser como yo había soñado pues vi frente a frente a personas que me causaron dolor y las perdoné, cogí  a mi bebé lo abracé  y le dije que le amaba mucho y que era el bebé más precioso del mundo, el día que nació no pude hacerlo, me sentí muy feliz pero de repente todo el escenario se trasladó al preciso momento de mi nacimiento y pude ver a mi madre que me miraba con cara de desaprobación y lloré mucho, las imágenes se fueron volviendo más hermosas y el sentimiento era más agradable, sentí paz y protección mi madre me abrazó y me besó y también  mi padre que tenía una gran sonrisa.

Pasados unos días me siento feliz y más segura tengo muchas ganas de amar y que me amen.

Gracias Ángeles, gracias por tu paz, tu respeto y tu sabiduría.”

Elisenda Costa Casas “Taller Recibiendo la vida”

Mi inquietud para conocer el rebirthing surgió justo en el mismo momento que me hablaron de él por primera vez. Fue cuando me estaba preparando para el nacimiento de mi primer hijo, pero no fue hasta que ya había tenido mi segunda hija que no tuve mi primera experiencia. La recuerdo y describo como una experiencia impactante, dura y reveladora del poder que podía tener la respiración circular. No puedo decir que reviviera con claridad mi nacimiento pero las sensaciones estaban allí y empezaban a florecer.

2 años después, dentro de la formación de doula que he empezado, compartimos un fin de semana entero para conocer esta técnica o, mejor dicho, para hablar y experimentar con profundidad la vivencia del bebé en los partos, en sus nacimientos. Proclamar que ellos/as están allí y sienten es inevitable después de revivir sensaciones de nuestra propia experiencia. Estar abierto a conocer y revivir ha sido imprescindible. También imprescindible para entender, comprender y perdonar. La experiencia compartida con un grupo de mujeres maravillosas y una renacedora como Ángeles inmejorable.

Mi experiencia hasta al momento me ha permitido reconocer a mi niña bebé que grita pero nadie le escucha, pero también la niña bebé que ha crecido con unos mensajes completamente integrados aunque no necesariamente sanadores o empoderadores. Los he descubierto y los he sanado, me he reconciliado con mi yo y con mi ser. Y la gente de mí alrededor lo está notando. Ya lo creo que lo está notando.

Muchas gracias por tal experiencia: poderosa y reveladora

Carmen “Taller Recibiendo la vida”

Se me presentó la oportunidad de realizar el taller de renacimiento en la formación de Doula que estoy recibiendo.

Cuando llegué a casa después de la experiencia, lo primero que me decía a mi misma era    ” ¡Ojalá esto lo hubiese hecho antes!”

Reconozco que mis expectativas ante el taller no eran demasiado altas ya que tenía miedo a llevarme un chasco, pero después de las primeras respiraciones, todo cambió, estaba con otra actitud, una sensación extraña se había apoderado de mí, y eso me encantaba. Poco a poco me fui sintiendo confiada y sorprendida de lo que era capaz de “hacer” solo con respirar, respirar, respirar…

Las sensaciones que percibí me han ayudado a aclarar, entender y aceptar e incluso a no culpar a mi madre.

No hay mayor regalo para mí y también como no, para mi madre, ya que ahora mi relación con ella es diferente, es mejor. Y eso, ¡Nos ha cambiado la vida!

Nunca me cansaré de agradecértelo Ángeles.

Un fuerte abrazo,

Noelia Heredía Periñán “Taller Recibiendo la vida”

Quiero compartir, mi último renacimiento, enormemente agradecida a Ángeles Hinojosa, a su hija Sandra, a  Susana Olalla y a mí por permitirme sentir y disfrutar de la experiencia.

Mágnifica herramienta de poder, la respiración, y que a través de ella pude llevar al consciente, comprensiones y procesos importantes en mi vida y en la de mi familia. (sobre todo con mamá y papá).

Sentí dulcemente,  fuerza, aceptación, claridad en mi camino, ternura por mí y tod@s los seres, sobre todo los más indefensos y desprotegidos los bebés, sensibilidad, empatía, un amor y un perdón, hacia tod@s los seres imposible de explicar con palabras. Alegría de vivir, de ser, de dar, de compartir, de seguir renaciendo cada día un poquito más.

El taller ha sido una bendición, uno de los mejores regalos que me he podido dar, y compartido con mujeres maravillosas.

Un caluroso y eterno abrazo para tod@s. Seguimos apostando por la FELICIDAD.

Elsa Hernández “Taller Recibiendo la vida”

Es difícil explicar con palabras lo que esta experiencia ha significado para mí. Quizá porque no es algo que se puede entender con la mente o con lo que expresan las palabras. Hay que vivirlo para sentirlo con el corazón. Desde ahí es donde se gestan los regalos de un renacimiento. El corazón nos premia el valor de ir detrás de todas esas memorias que si bien duele traerlas al frente, al final se convierten en piedras preciosas de un valor incalculable. Pocas herramientas han removido tanto en mí.

Ha sido traspasar una puerta que me llevó hacía una nueva perspectiva de mi historia. No fue sencillo abandonarme al miedo que sentí hacia lo desconocido pero estoy feliz de haberme atrevido porque cuando estaba frente a ese temor se transformó en amor.

Mireia “Taller Recibiendo la vida”

Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida

Y pienso que todo el mundo debería experimentarlo.

El seminario de REBIRTHING formaba parte de mi formación como Doula

Renacimiento para el nacimiento ponía en el folleto que se nos entrega al empezar la formación.

Nunca jamás había oído hablar de ello, pero no quise buscar información en internet, no quería ir predispuesta a nada, así que no indagué más en el tema.

Dos días antes del seminario recibo un Mail de Ángeles, nos tranquiliza de antemano y nos adjunta varias fichitas qué debíamos rellenar antes del seminario, se despide con un abrazo de luz.

Me considero una persona bastante borde y escéptica en este tema de los abrazos de luz, así que  de repente pienso

madre mía! Ya verás como ahora viene la iluminada de turno a hablarnos de misticismos y me mata!” 

Pues no fue así! Lo del abrazo de luz fue para despistarme, porque cuando oyes hablar a Ángeles, te das cuenta de que no hay persona con más cojones, más carácter, menos mística y con los pies más en la tierra y más consciente de lo que es Ella.

Llego a la clase y supero mis expectativas,

El seminario fue espectacular, la experiencia inolvidable y el sentimiento brutal.

Cualquiera que me conoce y me oye explicar mi experiencia alucina, se piensa que he perdido la cordura y hasta yo estoy sorprendida de todo lo que pude vivir y experimentar en un solo fin de semana.

Siento que cerré heridas, que recupere el amor por mi madre, que aprendí el porqué de mis tristezas, y recordé y recuperé la gran fuerza y el sentido de mi vida y de mi ser.

Fue precioso.

Sé qué suena místico, pero prueba hacer un REBIRTHING y luego me cuentas!

Me encanto, y no tengo suficientes palabras de agradecimiento para Ángeles y para Sandra ( ay Sandra!! Que gran mujer escondida tras una gran timidez, repito y repetiré que si Sandra no hubiese estado allí para posar una mano sobre mí y darme seguridad no hubiese podido llegar tan hondo, me salvo la vida y me dio paz a una tetania brutal)

En fin, infinitas gracias, no dejéis de compartir vuestra sabiduría grandes mujeres.

Un abrazaco de luz 😉

Anna “Taller Recibiendo la vida”

Me llamo Anna.

Me encontré con una sesión de “REBIRTHING” de Ángeles HInojosa en uno de los seminarios de la formación de Doula que estoy caminando. “Renacimiento para el Nacimiento”

Una de las cosas que más me llevo de ésta experiencia es su Presencia (que aún me acompaña) y su capacidad de responder con los pies en la tierra, corazón abierto y conectada a los ángeles.

Quería básicamente agradecer. Agradecer por darme la oportunidad de atender, de amar y respetar a mi niña… herida en un rincón, cogerla de la mano e invitarla a vivir, a amarla, a disfrutarla. Agradecer por ayudarme en la oportunidad de Responsabilizarme de mi vida, de mi ser con todo lo que conlleva. Gracias por acompañarme a reconciliar-me con mis padres y antepasados y sentir el amor de sus Almas Completas y Felices. Gracias por teñir de Amor a todos mis miedos, mis inseguridades, mis mis, mi corazón.

Es una experiencia por la que TODO EL MUNDO debería pasar.

Ya no soy la misma. Mi vida es de otros colores y mi conciencia está más expandida después de esta experiencia profunda con mi ser.

Desconozco si Ángeles tiene muchos títulos, carreras o diplomas pero a ella no le falta tener nada de eso. Ella Sabe.

Gran Regalo. Lo recomiendo al Mundo Humano.

Eternamente Agradecida.

Anna.”

Gracias Angelito!!

Alejandra “Taller de iniciación al rebirthing”

Creo que como la mayoría, cuando nos hablan del renacimiento, tenemos una cierta desconfianza de si será verdadero o no. Solo experimentándolo puedes salir de dudas pues es muy difícil explicar con palabras lo que se siente.
Es increíble como con una respiración consciente puedes llegar a recuerdos tan escondidos, guardados y “olvidados”.
Para mi hay un antes y un después de esto, una unión con mi madre mucho más fuerte y una nueva visión, de ambas, de lo sucedido en mi nacimiento.
Después de explicarle a mi madre todo lo que sentí renaciendo, pudo recordar momentos que tenía completamente olvidados y que no había contado a nadie, pudimos entender que fue lo que sucedió y supimos pedirnos perdón la una a la otra.
Sin duda este no será mi ultimo renacer, pues quiero seguir escarbando en mis memorias de nacimiento.
Gracias Ángeles por abrirme un camino esclarecedor y de entendimiento.

Mónica Pons “Taller recibiendo la vida”

Creía que sabía cómo había sido mi nacimiento, mi madre me lo ha contado miles de veces. Los días antes del taller, preguntándole a ella con tranquilidad, los detalles del parto, me di cuenta del todo de las barbaridades que mi madre sufrió, una detrás de otra, de lo sola que debió sentirse. Al comentar el taller con Ángeles, también me di cuenta de que tenía todo tipo de detalles sobre el parto de mi madre, pero no sobre mi nacimiento. Cómo llegó mi alma, cómo nació al mundo, cómo me sentí al nacer…. Gracias al taller, descubrí mi propio nacimiento, sané el dolor, la soledad, comprendí muchos detalles y actitudes en mi vida; descubrí sensaciones, emociones y vivencias maravillosas que ya siempre me acompañarán.

Así que me siento muy honrada y agradecida con Ángeles y todo su equipo, muchas gracias!

Anónimo “Taller recibiendo la vida”

Gracias por el maravilloso regalo de este fin de semana.
Gracias por hacerme entender muchos vacíos que tenía en mi vida.
Gracias por ser tan maravillosas.
Gracias por formar parte de mi trabajo de transformación, sois unas maestras maravillosas.
GRACIAS, GRACIAS E INFINITAS GRACIAS